17/9/08

Él está tranquilo, yo también

Este poema, perteneciente al libro No te excuses, se publicó primero en el diario El País (6/05/06); hoy forma parte de Poesía escogida (1966-2005), Valencia, Pre-Textos, 2008.

Él está tranquilo, yo también
sorbe un té con limón,
bebo un café,
es lo único que nos distingue.
Él lleva, como yo, una camisa holgada a rayas,
yo hojeo, como él, los periódicos de la tarde.
Él no me ve cuando miro de reojo,
yo no le veo cuando mira de reojo,
él está tranquilo, yo también.
Pregunta algo al camarero,
pregunto algo al camarero...
Una gata negra pasa entre nosotros,
acaricio su noche
acaricia su noche...
Yo no le digo: Hace bueno,
está despejado.
Él no me dice: Hace bueno.
Él es el observado y el observador
yo soy el observado y el observador.
Muevo la pierna izquierda
mueve la pierna derecha.
Tarareo una canción,
tararea una canción parecida.
Pienso: ¿Es el espejo en que me veo?

Entonces le miro a los ojos,
pero no le veo...
Abandono el café aprisa.
Pienso: Quizá sea un asesino, o quizá
uno que habrá pensado que yo soy un asesino.

Él tiene miedo, ¡y yo también!

Traducción de Luz Gómez García

4 comentarios:

abenyusuf dijo...

Estimada Luz,

He cotejado con el texto árbe, y es muy interesante constatar cómo a veces no hace falta euquilibrar los versos con compensaciones retóricas o de registro. Su traducción es literal y funciona a la perfección. Pensaba también que no es nada improbable que la gata negra tenga toda la misma connotación de mal agüero que tiene "el gato negro" en nuestra cultura. Es si cabe más espeluznante que por eso mismo acaricien ambos su noche, bellísima metáfora en este caso.

La única sugerencia que me atrevería sería enfatizar un poco la belleza del "Hace bueno, está despejado" (que paradójicamente dice explícitamente que no lo enuncia). Quizás "¡Qué día más bueno! Está espléndido", un poco como canta Kiko Veneno en una canción llamada "El lobo bueno", de los noventa, anunciando casi en el poema la canción tarareada un poco después...

Muchas gracias, saludos cordiales.

zaytuna dijo...

Luz he llegado hasta aquí buscando en árabe este poema que leyó Ana Rossetti en el Homenaje a Darwish y cuya traducción es la tuya.
Soy estudiante de árabe y cuando algo como un poema o una canción me gusta no me importa la repetición y eso me resulta muy útil para aprender.
¿Podrías ponerme en letras árabes el nombre de esta poesía para que yo pueda buscarla en la web?
O quizás si solo te supone copiar y pegar el poema completo.
Gracias anticipadas.
Un saludo

LGG dijo...

Hola Zaytuna,

el poema se titula en árabe
هو هادئ، وأنا كذلك

Lo puedes encontrar sin problemas en la red. También en Poesía escogida (1966-2005), que es bilingüe.

Un saludo
Luz

zaytuna dijo...

مرحبا يا نور

Muchas gracias por tu respuesta tan rápida y amable.

Este poema me parece una maravilla por todo lo que expresa de una forma tan sencilla. A mi me viene muy
bien para aprender porque utiliza un lenguaje cotidiano.
He encontrado este enlace en el cual se puede escuchar a Darwix recitando esta misma poesía y algunos otros poemas.


Él está tranquilo, yo también

También puedo deciros que como bien intuye Abenyusuf,, el gato negro al menos en Siria da mala suerte.


Finalmente he decidido comprarme el libro, porque es bilingüe y sobre todo porque tú eres su traductora.
Estoy encantada de haber descubierto el blog y poco a poco iré curioseando en él.


تحيتي