26/1/09

El enemigo

Estuve allí hace un mes. Estuve allí hace un año. Siempre he estado allí. Como si no hubiera estado sino allí. En el año 82 del siglo pasado ya nos sucedió algo de lo que nos está pasando ahora. Nos sitiaron, nos mataron y nos resistimos al infierno que ponían a nuestros pies. Los caídos/los muertos no se parecen. Cada uno tiene sus rasgos propios, su propia talla, unos ojos, un nombre y una edad diferentes. Son los asesinos los que se parecen. Son el mismo repartido en artefactos metálicos. Apretando botones electrónicos. Mata y desaparece. Nos ve y no le vemos, no porque sea un fantasma, sino porque es una máscara de acero imperturbable... sin rasgos, sin ojos, sin edad, sin nombre. Él... él es el que ha elegido tener un solo nombre: el enemigo.

De La huella de la mariposa (Ázar al-faracha, Beirut, Riad El-Rayyes, 2008)

Traducción de Luz Gómez García